top of page

Viaje a las tinieblas del extractivismo latinoamericano

La novela Derrotero del escritor y ambientalista español Antonio Sánchez, ha sido publicada en Argentina, Chile, España, Perú y Ecuador, y presentada el pasado marzo en La Paz y Cochabamba gracias al sello El Hado Propicio.


En la novela Derrotero cuatro defensores de territorio exploran vías poco convencionales. Cada uno trae su habla particular, variante de un idioma común. También sus propias heridas, sus correspondientes tierras arrasadas. Al poco de confluir se ven escapando juntos de los sicarios de las transnacionales, desde Lago Agrio a la triple frontera amazónica, pasando por la reserva del Yasuní, el impenetrable Cuyabeno o la ciudad-isla de Iquitos. Y en esa huida desesperada, surge la decisión grupal, apenas hablada, de morir matando.  


Puede parecer improvisada, sin embargo, las pistas que vamos recabando sobre sus pasados nos hacen intuir que ha sido largamente larvada en el interior de cada uno de los protagonistas. La resolución se explicita con hechos de sabotaje en los yacimientos y ahí, el relato se torna artefacto incendiario. La acción directa se encubre con peripecias para ir desgranando la barbarie petrolera, la minería ilegal de dragas y ciudades clandestinas, las reminiscencias del holocausto cauchero, los elefantes blancos sembrados por la megalomanía, la desolación.


El reverso luminoso: la navegación por los ríos amazónicos y la naturaleza circundante, relatada con un lenguaje tan abigarrado como la propia selva. Texto anfibio por el que fluyen los géneros. Puede encauzar en crónica vívida del ahogo de las comunidades originarias en crudo, mercurio y letanías de evangélicos fervorosos. O virar a guía de viajes en negativo. Todos los lugares narrados existen, aunque no sean destinos recomendados por la Lonely Planet.


Escritura húmeda y permeable, entre la ficción y una realidad por la que resuena un continuo borboteo de voces, de víctimas y defensores, recogidas por quien busca testigos. No obstante, el autor es abogado ambientalista y ha litigado contra la contaminación petrolera y minera en la Amazonia y los Andes. También la trama se enmarca en un momento concreto, vivido de cerca por Antonio Sánchez: octubre de 2019, durante el paro nacional en Ecuador. Los indígenas marchan hacia la capital y se cruzan con los protagonistas que buscan la periferia, en su particular cruzada antiextractivista.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page