Teresa dal Pero: si se nombra, existe

Esta semana se presentará el libro póstumo de la reconocida actriz que formó parte del elenco fundador de Teatro de los Andes.


Tengo su imagen menuda clavada en la memoria, emergiendo en el escenario durante la obra Ubú en Bolivia. Fue la primera vez que la vi. Menuda e imponente. Con una voz rotunda y un cuerpo flexible con los que labró su impronta en el teatro boliviano, que nunca más volvió a ser el mismo. Nunca más.


María Teresa dal Pero. La actriz. Nació en Italia, pero la recuerdo bien paceñizada. Me cuesta nombrarla en pasado, más cuando en unos días –el sábado 12 de noviembre– celebraremos el lanzamiento de Adentro, su libro póstumo con varias piezas teatrales.


¿Cómo nace este libro a pesar de que “Tere” se fue? Pues gracias a los cariños perpetuos que cosechó a su paso. Durante los años en los que no pudo actuar ni dirigir debido al cáncer, fue en la escritura donde destiló su creación. Pero ojo, la escritura nunca le fue ajena, ya que antes aportó en la creación de textos en los diferentes grupos teatrales de los que fue parte.


Halló en su colega y amiga, la actriz Soledad Ardaya, una firme cómplice para ir pariendo textos: “Ella llegaba con propuestas y las volvíamos a analizar y pensar juntas, pues no paró de modificar, analizar, repensar y agregar algo a sus textos hasta sus últimos días”, dice Soledad.


Sí: el libro que tendremos este sábado en nuestras manos es un legado de Teresa dal Pero, uno más de sus muchos actos de generosidad con el arte escénico boliviano. Un regalo para quien quiera leer su dramaturgia y para quien se anime a ponerla en escena. Esta publicación es posible gracias a un impulso colectivo de sus amigos, entre ellos Soledad, Edgar Pavón, Anuar Elías y Marcelo Villena, que encararon la edición, diseño y publicación.


Adentro. Ahí hallaremos a la Tere.

 

Teresa llega al boliche de Sopocachi. Son casi las 11 de una noche de 2014, si mal no recuerdo. La gente la rodea para saludarla. Era un imán, una fuerza de atracción poderosa y gentil. Luego trepa al escenario donde Cristian, Sergio, Alejandro y Mauricio están hace ya un buen rato. Es la banda Reverso.


Su voz es difícil de olvidar. Emana desde la víscera, desde la transparencia. Y conmueve:


Hoooyy, me vooooy para nunca regresaaar…

Hoy me voy a transformar en una daga de verdad…


Le creo todo. Es como si sangrara cada nota. Y luego, abruptamente, su fuerza vocal metamorfosea en tul. Yo considero que Teresa era, antes que nada, puro rock.


Recuerdo su imagen delicada emergiendo en el escenario durante la obra Ubú en Bolivia. Fue la primera vez que la vi. Era menuda e imponente. Con una voz rotunda y un cuerpo flexible con los que labró su impronta en el teatro boliviano, que nunca más volvió a ser el mismo. Nunca más.


Su voz quedó impregnada en proyectos de diferente índole, pero siempre identificable. Una voz con poderosa identidad, peculiar, honesta. “En Reverso jamás se nos pasó por la mente reemplazarla, porque entonces sería otra banda”, cuenta el actor Cristian Mercado, quien junto a dal Pero fundó la banda. Luego de 10 años, cinco discos grabados y ya sin Teresa en el escenario –en ningún escenario-, Reverso ha cerrado su ciclo.


Pero dejemos a un lado el sentimentalismo, que la Dal Pero nos convoca a celebrar. Este sábado, en la presentación de Adentro (a las 19:00 en el Restaurante Manqa, en la plaza Abaroa, La Paz), habrá música en exceso: estará el reencuentro de Reverso, que la nombrará en rock y palabra. También oiremos a sus compañeras del proyecto vocal Voz abierta, quinteto de voces con canciones del mundo que estaba bajo la dirección de la Tere. Y finalmente, Kintanojara, el reciente proyecto musical de Cristian, presentará su repertorio.

 

Teresa está al sol. Está en el jardín de mi casa.

Es la primera vez que la veo fuera del escenario.

Habla serena, ríe serena.

La veo absorta, siento ese amor febril que sienten las quinceañeras. Sí, es mediados de los 90. La imagen de ese día está nítida en mi memoria.

Ha pasado mucho tiempo, Teresa, pero aún te veo sentada al frente del rosal, brillando. “Esa es Teresa”, hoy me digo. Teresa en el jardín.


Perfil

Teresa dal Pero nació en 1966 en Ferrara, Italia, país en el que se formó con grupos teatrales como Living Theatre y Compañía Korjeja. Entre 1992 y 2006 fue parte del grupo fundador del Teatro de los Andes en Bolivia, actuando en las obras Colón, Ubú en Bolivia, Desde lejos, En la cueva del lobo, Las abarcas del tiempo, La Iliada y Frágil, entre otras.


Entre 2006 y 2018 lideró los grupos musicales Reverso, banda de rock, y Voz Abierta, quinteto vocal, además de colaborar con artistas latinoamericanos de diversos géneros musicales.


Actuó en cortos, películas y series bolivianas. Dirigió talleres y proyectos formativos multidisciplinarios.

266 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo