La rosa de los vientos

En esta segunda parte de la entrevista exclusiva para La Trini, Matilde Casazola, nuestra cantautora mayor, habla sobre sus procesos creativos, la conservación de sus obras, sus escuchas y lecturas.

- Dentro de tu proceso creativo, ¿en qué momento se define qué textos serán poemas y cuales letras de canciones?

- Este es un punto muy interesante porque a mí siempre me gustaron las canciones populares, desde niña y me fui entusiasmando en mi adolescencia. Escuchaba canciones de diferentes países, a veces en otros idiomas, escuchaba la radio y oír una canción me hacía soñar; imaginaba esos paisajes, a veces del mar, de la rosa de los vientos. Eran canciones poéticas, maravillosas que me hacían viajar.


Y entonces quise aprender a tocar un instrumento, incluso durante dos años estuve en la Normal de Sucre, aprendiendo un poco los rudimentos de la música, pero después lo dejé porque aquello era para ser profesora, y yo quería ser música. Y seguí, ya no con el piano, porque no tenía piano y las lecciones eran complicadas, entonces encontré una guitarra y empecé a estudiarla por mi cuenta, y mientras estudiaba, con gran curiosidad, buscaba métodos y veía cómo tocaban los guitarristas.


De esa manera me fue embrujando la cuestión de la música y empecé a inventar unas melodías que no había oído antes, mientras estudiaba. Las fui memorizando y mientras las iba tocando me venían unas ideas poéticas porque, en realidad, yo he partido de la poesía, y entonces hacía unas letras y las tarareaba junto a las músicas y me gustaba eso de inventar, imaginar esas frases medio surrealistas y de esa manera empecé a componer. Y cada vez ya lo tomé más en serio porque siempre dejaba fragmentos de canciones hasta que ya empecé a elaborar una canción completa con una letra no solo imaginada, sino racionalizada, y ahí surgieron mis primeras canciones, que tardé bastante en hacerlas conocer. Creo que es difícil sacar lo que uno tiene guardado, compuesto, escrito.


La poesía es un proceso distinto. La poesía sola, la poesía en sí misma tiene su propia música y es más una devoción muy personal, íntima, casi solitaria. En cambio, la canción se puede divulgar rápidamente y me pareció muy interesante poner poesía en los textos de las canciones y mostrar el lado poético de la canción. He hecho letras, que yo llamaría textos poéticos, que van son exclusivamente con la música de las canciones, no están escritos aparte, sino mientras iba hilando la melodía hasta conformar la canción exigiendo, dando, cediendo cada una, tanto la música como la letra, hasta que se conforme un solo molde, que es la canción.


- Sabemos que tienes abundante material inédito, ¿qué puedes contarnos al respecto?

- Tengo mucho material que se ha ido quedando, tanto en poesía como en canción. Hace tres años he decidido grabar un número determinado de canciones y ahora estoy seleccionando 12 temas para una grabación futura. Estoy trabajando seriamente en la guitarra porque lo que más cuesta son los arreglos, la guitarra exige su propio lenguaje. La canción ya está hecha, el asunto es revestirla con armonizaciones, con la música que tiene el instrumento. Estoy trabajando y hasta fin de año espero sacar esas 12 canciones inéditas.


- ¿Y en cuanto a los poemas inéditos?

- Tengo muchos poemas, varios libros. Soy bastante ordenada con mi material poético. Una vez que tengo poemas, los voy copiando, los voy acumulando. Siempre he escrito a mano, con lápiz y después, poco a poco voy conformando un libro, de acuerdo a las épocas, a uno o varios temas de inspiración.


Entonces quedan pendientes muchos libros que incluso ya están copiados a máquina, no en computadora. La cuestión es en qué momento los publico. Tengo mucho material en poesía, de muchos años anteriores, hay casi veinte años de diferencia entre lo que escribí y lo que he publicado.


- Hay imágenes que manejas con cierta recurrencia: las mariposas, los jardines, las flores, la rosa… como símbolos, como temas, ¿cuáles consideras que son los elementos permanentes en tu obra?

- Hay varios, la naturaleza es una. Y dentro de la naturaleza te diré que he hecho unas series muy interesantes que hasta ahora no puedo difundir, porque para hacer un disco tienes que elegir normalmente 12 a 14 temas, lo que entra en un cd, y entonces tienes que limitar y generalmente en Bolivia ha ganado lo que tenía proyección folklórica: cuecas, huayños, bailecitos, que es lo que gusta más. Entonces hay que combinar, y siempre de por medio pongo… no poemas musicalizados, sino canción poética, que no tiene un ritmo folklórico específico.


De esa manera es que he ido escribiendo y separando series. Este disco (que tiene a mano), por ejemplo, está inspirado en la luz, se llama La luz ideal, son 14 temas inspirados en la luz desde diferentes ángulos; puede ser la luz diurna, la luz de la noche, la luna, pero también hay esa luz interior que sale de uno hacia afuera. Tengo toda una serie que se llama La luminosidad de las miradas, que está inspirada en la mirada; tengo una serie del agua, con motivos acuáticos, de la que he ido grabando algunos temas, salpicados. Después tengo otra serie de la vida trashumante que se llama Canciones de caminantes, si quiera son unos nueve temas, nunca he grabado más de dos de esas canciones insertadas en medio de otros discos.


Eso dentro del tema de la naturaleza, pero también está la serie “el hombre y la tierra”, que tiene que ver más con paisaje y el humano metido al medio. Son diferentes elementos. Y aparte hay otras temáticas muy recurrentes en mi obra, como el tiempo, que me ha inspirado muchas canciones e igual poesía. En canciones están Reloj de arena, el yaraví El tiempo… es algo que me inspira mucho. La búsqueda de Dios también, tengo una línea un poco mística que no la he hecho conocer mucho.


Y luego, por supuesto, el ser humano sufriente en la tierra; los que más sufren, los marginados… aunque, indudablemente, todos sufren, son diferentes tipos de sufrimiento, a veces hay personas más fuertes que pueden tener todo por fuera pero tienen soledades, angustias y creo que eso es lo que ha inspirado a tantos artistas, la angustia.


Y el amor, que es lo que más llega; las canciones de amor, las más conocidas, como “Tanto te amé” o “Como un fueguito”. No muere nunca esa inspiración del amor.


- ¿Qué lecturas y qué músicas te acompañan en tu día a día?

- No leo mucho porque me he acostumbrado a componer y a escribir mucho, eso a uno le consume mucho tiempo. Sí me encanta la poesía y, sobre todo, repetir autores, me gusta penetrar cada vez más en la obra de unos cuantos autores, que son variados. Me gusta Amado Nervo, porque tiene ese lado místico y al mismo tiempo es muy sensual, su poesía es lo más romántico que hay, como podría ser en la música Chopin.


Me gusta mucho Federico García Lorca, quizá porque en mi vida ha habido muchas facetas coincidentes: a él le gustaban los títeres, tenía un teatro, iba con esa carreta, por toda España, era artista, pianista, músico que recogía aires de muchos lugares y, sobre todo, era poeta. Es una figura carismática impresionante para mí. [Pablo] Neruda también me gusta mucho y [César] Vallejo, entre los nombres grandes. Son lugares que no puedes dejar de habitar. Son extraordinarios. Neruda es de una fecundidad tremenda, y Vallejo ha tocado el sentimiento trágico del ser humano, son ineludibles. Y Rainer María Rilke, su poesía es tan distinta y tiene algo de cerebral.


En cuanto a música, me gusta la música clásica, es lo que más oigo. La música clásica es infinita, uno conoce algunas obras famosas digamos de Bach, de Mozart o Beethoven, pero si vos vas penetrando en la obra de cada uno de ellos, es infinita, es impresionante todo lo que han escrito, todo lo que han dado. En general me gusta toda la música clásica, pero tengo mis preferencias: Tchaikovski… los rusos me gustan y, aparte, Chopin, Bach, la música te alimenta, la música es algo extraordinario, cómo te lleva, te eleva, te aparta de todo. Me gusta oírla sentada, dedicándome a escuchar. Y después otros géneros de música, sobre todo canciones con letras. Atahuallpa Yupanqui… en general, los argentinos que son increíbles, son muy poetas. Falú es todo un mundo fascinante.


- ¿Cuáles son tus proyectos o planes más inmediatos en cuanto a recitales, discos y libros?

- El plan uno sería terminar el tercer volumen de Poesía completa que está sacando Editorial 3600 y que es sobre mi obra poética publicada, porque la inédita todavía no la podemos abarcar. Debo ese tercer volumen que reúne cinco libros publicados ya en ediciones casi todas agotadas. Aparte, estoy corrigiendo obra atrasada de poesía que estaba desordenada y estoy armando con eso un libro. Y en cuanto a discos, esas 12 canciones que espero puedan salir hasta fin de año.

56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo