top of page

Mujeres de oro

Como parte del festival Mujeres en escena, el Elenco Teatral Kory Warmis con su obra Déjà Vu se presentó por primera vez en Cochabamba.

 


El Teatro Achá, con presencia de buena cantidad de público, acogió al elenco paceño Kory Warmis con la obra Déjà Vu, dirigida por Erika Andia y Freddy Chipana. El reparto está conformado por cinco mujeres, dos varones y dos niñas que encarnan a los diferentes personajes. Una lana de colores fosforescentes es el hilo conductor de estas historias que te cuentan diferentes facetas de la violencia: la violencia en la mujer, en los niños, en los adultos mayores, varones y adolescentes.


La obra es clara y muy fotográfica: escenas coloridas, equilibradas y estéticas desmenuzan situaciones crudas y alegres. La mujer de pollera es la protagonista de muchas de estas escenas, que reflejan tradiciones, estereotipos, conductas y realidades que van de la mano con la violencia. El dinamismo, el lenguaje popular y la identificación de la idiosincrasia boliviana se palpan en el escenario. La risa espontánea del público se contrapone con el silencio de momentos dramáticos en la obra, para luego dejarse llevar por la estética de escenas bien logradas.


El trabajo de Andia y Chipana se siente en la obra, que como indica la directora: “fue un trabajo de casi un año en conjunto entre mi persona, Freddy y los miembros del elenco que compartieron experiencias con nosotros y fueron la principal inspiración de la obra”.


¿Cómo nacen las Kory Warmis?

El grupo nació por un proyecto llamado “Mujer en camino” a la cabeza de Andia, con el apoyo de la Embajada de Alemania, que en primera instancia tuvo 60 inscritas. Al cabo de cinco meses el proyecto concluyó con 25 integrantes y la puesta en escena de Kusisita, una obra testimonial que se enfoca en la violencia hacia la mujer. Este acercamiento al arte de las tablas fue suficiente para que las Kory Warmis continuarán con el elenco de forma independiente. Como dice Andia: “el grupo se enamoró del teatro”.


Para las miembros del grupo, en su mayoría mujeres de pollera trabajadoras, algunas comerciantes, agricultoras, artesanas, cocineras, etc., conocer el mundo del teatro fue en un inicio terapéutico, puesto que encontraron un lugar en el que contar sus experiencias, ser escuchadas y apoyadas por el mismo grupo. En el proceso conocieron el trabajo en escena y se encontraron, con mucho compromiso, con Erika Andia, la directora. Así lo expresa Gumersinda Mamani, una de las fundadoras del grupo: “el teatro se ha vuelto parte de mi vida, yo vivo en una población a tres horas del centro de La Paz y cada martes es sagrado para las clases de teatro, después acomodo mis otras actividades”.


Déjà vu es la segunda obra de las Kory Warmis. Con ella viajaron más allá de las fronteras del país e incluso del continente: recientemente retornaron de su gira por Alemania. Además, parte del grupo también está incursionando en el cine, participando en dos recientes películas bolivianas y una serie internacional.


Presente

Ya son nueve años que se mantiene el trabajo del grupo, al que se fueron sumando más integrantes entre mujeres y varones, demostrando que nada te puede limitar a realizar aquello que te gusta y suma felicidad en tu vida. Así lo indicó Lucila Cutipa, parte del grupo desde hace tres años: “yo era muy tímida, el teatro ha cambiado mi vida; es desestresante, te relaja, te sana (…) ha cambiado la vida también de mi familia, ahora yo los entiendo más, los escucho. Estoy feliz”.


El elenco continúa creciendo y ahora se prepara para poner en escena su nueva obra que tocará la temática medioambiental. Son mujeres inspiradoras que son fieles al significado del nombre del grupo: Kory Warmis, Mujeres de Oro, en aymara.


Alentadora respuesta del público

La respuesta del público para ver una obra teatral en el histórico Teatro Achá fue alentadora. Pareciera que el público cochabambino está volviendo a valorar el trabajo artístico, el esfuerzo de actores, dramaturgos y directores, en su mayoría autogestionados, como ocurrió en los años 60. Pareciera que el público cochala está formando una nueva y refrescante cultura teatral que lo lleva a diferentes escenarios convencionales y no convencionales en la Llajta para disfrutar de una obra de teatro.


 

Fotos: Alma Tunante

97 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page