top of page

El fruto prohibido

Oil cumple 20 años y estrena nuevo single. Chelo Navia, cantante y principal compositor de la agrupación, le cuenta a La Trini la actualidad de la banda rockera cochabambina.



- ¿Cómo ves el recorrido de la banda en estos 20 años?

- 20 años de carrera ininterrumpida representan grandes conquistas. Hemos evolucionado como músicos, independientemente: nos hemos instruido, hemos estudiado, hemos trabajado en nuevos aprendizajes. Y como banda, eso nos ha permitido construir nuevas maneras de hacer música. Pero también hay un gran triunfo a nivel humano, porque hemos construido una tribu en la que hay una relación, digamos, circular. Si bien todos los roles están claramente definidos, hay un respeto recíproco por el trabajo que cada uno hace, y por como atiza al fuego de la música que creamos con mucha pasión, con mucho amor y con mucho respeto.

 

- En los primeros años de la banda se sentía la herencia grunge, ¿cuáles consideras que son las influencias de tu banda?, ¿qué escuchas ahora?

- Cuando iniciamos nuestra carrera musical con Picho Aguilar, guitarrista de la banda, éramos muy jóvenes y nuestras influencias directas eran dos bandas: The Doors y Led Zeppelin. Estábamos obsesionados con esos dos grupos y, bueno, nuestra adolescencia ha sido en los 90, así que estábamos rodeados del grunge, del rock alternativo, que fue la música de nuestra generación, a pesar de que, en nuestra niñez, también hemos recibido esa influencia del rock ochentero.

 

Luego hemos explorado mucho la música latinoamericana, la trova, nos hemos interiorizado en el estudio de la guitarra. Picho y yo hemos estudiado guitarra clásica y contemporánea, lo que nos ha permitido conocer a grandes compositores de la guitarra.

 

Pero también hay una influencia del Trip Hop, bandas como Massive Attack y Portishead, música del mundo, como Dead Can Dance. Actualmente yo escucho mucho todo el trabajo de Steven Wilson y Porcupine Tree, me gusta mucho su enfoque; King Buffalo, una banda de Stoner Rock que me gusta mucho, también All Them Witches, y últimamente he estado escuchando mucho The Black Angels, y también me encanta José Gonzales.

 

- ¿Cómo está formada la banda actualmente?, ¿por qué momento están pasando como ensamble?

- Oil está conformada por Picho Aguilar en la guitarra eléctrica, Oli Devaux en el bajo, Tony López en la batería, y yo, vocal, guitarra, cuerdas, piano, sintetizadores. Estamos en un momento muy prolífico, tenemos tres discos maqueteados, vamos escogiendo material constantemente para saber cómo seguir produciendo, creando.

 

Siento que hemos logrado muchísimo, independientemente, como músicos, así que eso nos permite trabajar de una forma más profesional. El hecho de que cada uno tenga su estudio en casa hace que el trabajo sea mucho más fluido y que podamos trabajar de una forma más meticulosa.

 

- Cuéntanos sobre el nuevo single.

- Nuestra nueva canción, “Edén”, es una canción que nace a partir de una trinidad: la musa –hay una musa que inspira esta canción–, está también El paraíso perdido de John Milton como una fuente de inspiración poética y el cuadro de Alberto Durero, Adán y Eva. Dentro de esa trinidad, hay otra trinidad: la musa. Si bien la musa es una mujer real, está representada por la diosa, por el fruto prohibido y por la serpiente, también. Pero es una canción que no está enfocada en el pecado original ni en la condena, sino más bien en el goce, el placer, en la alegría de vivir, en el primer orgasmo jamás registrado, ese momento del génesis. Una parte esencial de esta canción es que ha sido creada a partir de un momento de celebración, de alegría, de esa forma de ver la vida, de sentirla. Es una canción bastante personal y anecdótica, que expresa justamente esa gratitud del placer, del goce y de la esencia misma de la musa.

 

A nivel musical, ha sido producida por So Myung Jung, gran compositor, productor, instrumentista con quien venimos trabajando ya desde hace casi 10 años; hemos grabado en DM Studios, con la colaboración de Daniel Alcocer, Samuel Arias y Abraham Araníbar. Hemos recibido apoyo de muchísima gente, de muchos hermanos músicos que nos han brindado también mucho para poder hacer esto un proceso más sencillo a nivel técnico.

 

Hemos trabajado también en el video. Lo hemos hecho todo en una semana, lo cual realmente nos llena de satisfacción, porque hemos podido trabajar de manera muy profesional.

 

El lanzamiento ha estado a cargo de Urban Group y 410 Rooftop, que han hecho un trabajo espectacular en redes. En el lanzamiento, incluso el Laboratorio de Cócteles ha preparado un cóctel que se llama “Edén”, inspirado en la canción, que ha venido con una explicación y una presentación bastante poética. Así que ha sido un verdadero evento, no solo del inicio de la celebración de los 20 años, sino también del lanzamiento de una nueva era de la banda.

 

- ¿Cómo ves la movida actual del rock en Cochabamba en particular y en Bolivia en general?

- Considero que el rock en Cochabamba y en Bolivia está pasando por un desafío bastante grande, lo cual es bastante saludable. Siento que es un momento de mucha introspección sobre la propuesta que estamos lanzando como artistas. No voy a echar la culpa a un asunto demográfico, al lugar común de que “no hay suficiente gente”; sencillamente creo que, si bien eso es un factor, en realidad se ha ralentizado el crecimiento de la escena musical.

 

Este escenario es una oportunidad para, como artistas, hacer autocrítica y ver exactamente en qué debemos trabajar para tener una mejor propuesta, algo que verdaderamente llame la atención, que esté bien hecho, que pueda estar al nivel de todo lo que podamos consumir que viene del exterior. Creo que hay mucho trabajo por hacer, y parte, justamente, de la creación, la producción, de hacer canciones propias y hacerlo de la forma más profesional posible tanto en audio como en video.

 

- ¿En qué momento personal y musical te encuentras tú actualmente?

- En estos momentos de mi vida, siento que me encuentro en un periodo de una saludable soledad, muy creativa, que me permite trabajar mucho en nuevas canciones, en escribir, en poesía, algo que me apasiona. En leer; estoy leyendo varios libros a la vez, tanto a grandes maestros de la literatura como a maestros místicos; el tarot me acompaña constantemente en mis ejercicios de meditación y en esos caminos de desarrollo de conciencia.

 

Siempre estoy trabajando en nuevo material para Oil, maquetas, además de un proyecto que tengo de música Trip Hop, que me gusta muchísimo, y también me gustaría lanzar un poemario, que vengo trabajando hace tiempo. Es un momento muy creativo, un momento de mucha introspección que afortunadamente puedo canalizar a través del arte; y a nivel personal, siento que es un momento de mucho crecimiento y de toma de decisiones que son esenciales para poder desarrollarme como artista y como ser humano.


Foto: Vanesa Solares

 

Visita las redes de Oil aquí.

 

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page