top of page

Una sospecha bien parecida a una esperanza

Tres poemas de Eugenia Páez desde Santiago del Estero, Argentina


Tengo una sospecha

bien parecida

a una esperanza,

una flor se encapricha

a vivir sin más remedio,

a veces,

que volviendo lo gris

en agua ardiente.




Comprendo sin esfuerzo

que existen lugares

donde es imposible tenderse

como un objeto.

Allí me quedo examinando piezas

queriendo borrar

la viudez de mi taza.

Hago una seña

y pago mi cuenta

sin que me digan

su costo.




Se ha callado la niña

y un rayo de sol está en pena.

Se ha detenido un músico

en ese límite,

ni acá ni allá.


Allí, donde la libertad

es aroma de alas,

se ha callado la niña

que conmueve y mueve

en su frágil apariencia,

de puertas sin abrir,

de ventanas hacia ningún horizonte.


Aquella que dibujó luz de andar

tan prolijamente respetuoso

para trabajar, reír o cantar.



Eugenia Páez nació en Córdoba y actualmente vive en Frías, Santiago del Estero. Tiene 5 libros publicados: Entre peperina y letras, Pa’ el mal de amores, Calles versas y diversas, Aguas Calmas y ¿Habrá suficientes manzanas para todas? Su obra está publicada en diferentesantologías argentinas e internacionales.


19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page