La BBB recupera ritmo y avanza rumbo a los 200 títulos, sin omisiones

En este diálogo con La Trini, Jiovanny Samanamud afirma que el proyecto editorial estatal más grande de Bolivia no detiene su avance y desmiente versiones de su cierre o cambios en la lista original.


- La BBB es sin duda el mayor proyecto editorial del Estado en la historia del país. ¿Podría darnos una explicación de sus características, alcances, propósitos, etc.?

- Hay tres aspectos esenciales: primero, además de ser el proyecto editorial de mayor envergadura cuantitativamente, por las 200 obras proyectadas y las ya publicadas (algunas implican fusión de títulos), la BBB pretende ampliar el público lector; llegar más allá de los académicos, bibliófilos o estudiantes con una política de promoción de la lectura. Segundo: la pluralidad caracteriza al proyecto BBB, como señala la presentación: “Las obras […] abarcan geografías e ideologías, escriben bolivianos y extranjeros; son una mirada caleidoscópica que puede inspirarnos para conocernos mejor”. Tercero: la publicación de libros viene acompañada de eventos, actividades académicas, didácticas y materiales derivados, incluso en otros idiomas; el libro no se queda solo en el libro.


- ¿Cuáles son los títulos publicados entre 2021 y lo que va de 2022 y cuáles están en proceso de elaboración?

- Entre 2021 y julio de 2022 se publicó nueve títulos: José Antonio Arze, Jürgen Riester (obras reunidas), Warisata-Utama, Antología sobre la hoja de coca (dos tomos) e Historia natural, etnografía, geografía, lingüística del Chaco boliviano de la colección Sociedades; Charcas y el regreso de los antepasados. Los indios urus de Bolivia, del siglo XX al XVI de la colección Historias y Geografías; Adela Zamudio y Oscar Alfaro (obras reunidas) de la colección Letras y Artes.


Los próximos títulos a publicar son la Relación histórica de las misiones franciscanas de Apolobamba, Últimos días coloniales en el Alto Perú y la Antología de diarios de viajes y expediciones.


- ¿Qué proyectos y actividades se tienen previstas para la FIL en particular y para el resto del año, en general?

- La presencia y participación en diferentes ferias a nivel nacional nos acerca a la población boliviana, y es así como se puede difundir las obras y títulos publicados en estos eventos. Como política de difusión se organiza presentaciones y lanzamientos de libros en estos espacios. Ahora en la FIL La Paz estamos con un stand y con algunas actividades como la presentación del libro de Oscar Alfaro. Obra reunida y el lanzamiento del Diccionario Puquina-aymara-quechua- castellano puquina.


También queremos difundir el espacio de Comunidades de diálogo, que busca generar formatos más amigables y diversificar su público con contenido para jóvenes y niños, como es el caso de los cómics El gran fumar, Si me permiten hablar, El katarismo; cortos animados y un libro álbum que están dirigidos a niños y niñas que rescatan cuentos, poemas y teatro de la Antología de literatura infantil y juvenil de Bolivia.


- Corrieron muchos rumores de que la BBB dejaría de publicar o de que no cumpliría con algunos de los 200 títulos inicialmente aprobados. ¿Qué puede comentar al respecto?

- Los 200 títulos, en sus cuatro colecciones, están siendo editados conforme la programación anual que toma en cuenta criterios como la disponibilidad en el mercado, la situación legal (dominio público o privado), o el equilibrio entre colecciones y regiones. Paso a paso, cada colección se engrosa rumbo a los 200 títulos, sin omisiones.


- ¿Se cumplirá con el objetivo inicial de editar los 200 títulos hasta 2025?

- El mayor bache lo marcó la cuarentena rígida por la pandemia y las subsecuentes medidas de bioseguridad que limitaron la actividad editorial. Esta gestión hemos avanzado a buen ritmo y, de acuerdo con la disponibilidad de recursos y las condiciones, tendremos un panorama más claro a fin de año.


- Quiero hacer hincapié en los estudios introductorios, fundamentales para contextualizar al lector sobre el libro. Son, además, un buen motivo para reconocer −mediante la contratación de servicios y remuneración− a especialistas en diversas ramas. ¿Qué nos puede comentar al respecto?

- El Consejo Editorial considera y nomina con mucho cuidado a los antologadores y autores de estudios introductorios. El reconocimiento no solo es hacia el especialista que los escribe, este trabajo viene acompañado de tareas de búsqueda, cotejo y compilación –de textos, traducciones, bibliografías; pinturas, fotografías, mapas− y en este proceso intervienen familiares de los autores, instituciones dedicadas al patrimonio (museos, archivos) y otros actores a los que agradecemos en los libros. Junto con estos materiales, los estudios introductorios están pensados para que el especialista convoque al lector no especializado y estas obras encuentren, quizá después de décadas, a sus lectores.


- Se realizaron diversas actividades en torno a los libros y autores, para promocionarlos, pero, sobre todo, para enriquecer interdisciplinariamente la experiencia editorial (videos, dramatizaciones, musicalizaciones, etc.). ¿Qué nos puede contar sobre esta experiencia

- Las políticas editoriales contemporáneas conducen a vincular lenguajes, registros y plataformas; difícilmente un libro se queda en sí mismo, a pesar de sus méritos estéticos o académicos. La incursión en cómics, libros álbum, en dibujos animados y traducciones a lenguas nativas ha sido un desafío, un territorio casi desconocido, pero ha demostrado ser útil y necesaria para cumplir con la consigna de llegar a más personas: de distintas edades, de diversas regiones; público que, inicialmente, no tenía contacto, acceso o interés en las publicaciones.

168 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo