top of page

Inés Córdova y Gil Imaná: un espacio para la memoria del amor y del arte

La casa donada por el matrimonio de artistas, ahora Casa Museo, abre sus puertas al público gracias a las gestiones del Museo Nacional de Arte. Te contamos sobre la exposición que estrena el espacio y reproducimos el discurso inaugural de la muestra.


El Museo Nacional de arte inauguró el pasado 28 de julio la muestra Tránsito en el tiempo que expone la obra de la pareja de artistas Inés Córdova y Gil Imaná. Con esta exposición se abren las puertas de la Casa Museo Inés Córdova Gil Imaná, ubicada en la avenida 20 de Octubre y Aspiazu, en el barrio de Sopocachi de La Paz.


La Fundación Cultural está cumpliendo un compromiso asumido en cuanto a reactivar este espacio. Se hizo adecuaciones necesarias en la infraestructura -en la planta baja en primera instancia-, hasta ahora ello nos permitió habilitar por lo menos cuatro espacios de exposición, tres de ellos destinados a la obra de Imaná y Córdova”, explicó Danilo Villamor, curador del MNA, al destacar que esta apertura cumple con el anhelo de los artistas de donar su patrimonio artístico y arquitectónico al pueblo boliviano .


La Casa Museo también compromete la participación del Centro de la Revolución Cultural (CRC), dependiente de la Fundación Cultural, institución que tendrá como labor dinamizar la Casa Museo, abriendo la puerta a diferentes propuestas artísticas, sobre todo de artistas emergentes.


“Este montaje es cabal, permite una visión general de la obra y no deja de lado la parte humana, contando también la vida íntima de ambos y la historia de cómo esta Casa Museo se concibió. La casa donde soñaron que quede su legado. He podido aportar al incluir en la muestra objetos personales de mis tíos, que no son parte de la donación que hicieron, pero son objetos personales como sus materiales de trabajo, vestimenta, fotografías familiares, que ayudan a humanizar las obras en el contexto”, contó Verónica Córdova, cineasta boliviana, sobrina de Córdova e Imaná, quien, a su vez, realizó el documental biográfico “Catálogo” hace algunos años, y ofreció un discurso en la inauguración de la exhibición.


La muestra

En unos de los sectores de la casa se aprecia un espacio detenido en el tiempo. La indumentaria aún manchada de pintura de Gil, los textiles en una canasta de Inés. Los pinceles, el sombrero eterno con el que él creaba permanece colgado en la percha, al lado de sus caballetes; el horno donde ella trabajaba sus cerámicas. Ese pequeño espacio es un viaje al pasado.


A través de los diferentes salas se puede transitar por la obra y la vida de estos dos artistas, que también colaboraron nen algunas obras, de hecho, “Tránsito en el tiempo” es el nombre de un mural - que se encuentra actualmente en el edificio de Mutual La Primera- realizado por la pareja y es una de las primeras obras realizadas. Esta obra inicia el recorrido histórico por el cual nos lleva esta exposición.


En la Sala Introductoria se observan textos y fotografías que testimonian el paso del tiempo en Imaná y Córdova, como pareja y como artistas que maduran y producen. El segundo espacio es compartido por la obra de ambos, en la diferentes técnicas que exploraron a lo largo de sus extensas trayectorias: el dibujo y la pintura en el arte bidimensional y metal, joyería y esmaltes metálicos, en el arte tridimensional.


La inspiración de las obras abarca distintas temáticas: la familia, los pueblos indígenas y su iconografía, el amor y el erotismo.

El recorrido culmina con una obra muy significativa, “La partida”, un dibujo hecho por Gil al poco tiempo de haber muerto Inés. En este dibujo se los ve a ambos desnudos, tomados de la mano y marchándose juntos.



El amor después del amor

Palabras leídas por en la inauguración de la Casa Museo Inés Córdova Gil Imaná


Verónica Córdova


Hoy celebramos dos verdades que, en medio de las tristezas de la vida diaria, a veces se nos olvidan.


La primera verdad: el amor existe. Y es eterno.


Inés y Gil nos han mostrado que es posible amar, ser amado. Es posible admirarse, apoyarse y engrandecerse el uno al otro. Es posible acompañarse toda la vida, y seguir acompañándose incluso después de la muerte.


La segunda verdad que esta noche nos recuerda, es que los sueños se cumplen. A veces toma mucho tiempo, mucha perseverancia y requiere de la generosidad de muchas personas. A veces no estás presente en cuerpo para ver tu sueño materializarse.

Inés Córdova y Gil Imaná soñaron con convertir este espacio en un museo que albergara su arte y generara un espacio para que artistas consagrados y nóveles se encontraran. Así como se abre hoy, es sólo una primera etapa. Quedan muchos ambientes de la casa que siguen como depósito de las más de 6000 obras que los artistas donaron a la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia cuando le legaron el compromiso de materializar su sueño. Es compromiso de la Fundación del Banco Central que en las siguientes etapas se vayan habilitando más espacios y se vaya renovando las exhibiciones para mostrar más de ese enorme legado que Inés y Gil han heredado al pueblo boliviano.


A nombre de las familias Imaná y Córdova, quiero dar las gracias a todos los que han hecho posible que el sueño de esta Casa Museo se haga realidad.


Y gracias, en especial, a mis tíos Inés y Gil, por enseñarnos que el amor existe, que la generosidad existe, y que con paciencia y perseverancia los sueños pueden cumplirse.


Muchas gracias.



Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page