top of page

Breve cronología de una geografía inconclusa

Texto leído en la presentación del tercer libro de las Obras Completas de Rubén Vargas. Geografía inconclusa viene en dos volúmenes, editados por Kurmi Soto, y recoge la profusa obra periodística y ensayística del destacado autor paceño.


Las primeras ideas sobre reunir la obra de Rubén ocurrieron en 2015, a los pocos meses de su muerte. La idea empezó a tomar cuerpo en Plural, en una reunión con José Antonio Quiroga y Mauricio Souza. Es una alegría poder culminar lo que empezamos ese día.

¿Por qué reunir esta obra? Para mí, la primera respuesta siempre será personal: es una forma de mantenerlo cerca, de “tenerlo a mano”. De conjurar su partida. Y además, hacer todo eso con el objeto que más quería él: los libros. Con la lectura.


Antes de publicar estos libros, la “obra” de Rubén era (como sé que a él le gustaba) portátil. O al menos lo era en apariencia. Había publicado dos libros de poemas, y ambos entraban juntos en el bolsillo del saco. Pero, eso era una apariencia… el grueso de su obra se encontraba disperso en muchas publicaciones diferentes y en un laspo de 39 años. Hoy eso ha cambiado. Su obra está reunida.


El primer libro que presentamos fue Perdido viajero hace siete años (2016). Ahí se recupera todas las columnas políticas que escribió entre 2010 y 2012. Julia Peredo se ocupó de reunir y transcribir todos los textos, y Rafael Archondo hizo el prólogo. En 2017, presentamos Obra poética, en la que Benjamín Chavez fue el encargado de la edición y del prólogo.


Fue entonces que empezó el proceso de preparar el libro que presentamos hoy. Sabía que iba a ser el más complejo de todos, pero no me imaginé que tomaría tanto tiempo. 2018 fue un año de “tomar valor” y empezar a buscar formas de lograr que todo pase, sin tener avances concretos. En el 2019, siguieron los correteos, aunque no lograban llegar a buen término y yo no acababa de ver el panorama claro. Hasta que, hacia finales de año, interviene nuestro querido Cachín Antezana. Y la cosa se destraba. Cachín hace dos cosas fundamentales: me presenta a Martín Zelaya (que junto a Vadik Barrón se encargó de hacer la recopilación hemerográfica) y además me da el empujón que necesitaba para poner el proyecto otra vez en movimiento.

Para principios de 2020, Martín y Vadik ya habían terminado el trabajo hemerográfico. Y se venía la otra parte: transcripción y edición de la obra. Y ahí aparece otra persona fundamental para que hoy estemos acá: Kurmi Soto, que se encargó del largo proceso de transcribir y dar forma al libro que hoy vemos acá, además de ocuparse de los índices (una cosa no menor). Cuando ya teníamos un primer borrador, vuelve a intervenir Cachín Antezana que trabajó en el prólogo del libro.


Hacia finales de 2022, con el libro ya terminado, comenzamos con la diagramación de la portada. Esta última parte estuvo a cargo de una persona que me ha acompañado desde el principio: Rubén Salinas. Rubén fue el encargado de diseñar muchas de las publicaciones del otro Rubén (Pulso, Salamandra, Alejandría) y fue quien diseñó toda la colección que hoy podemos ver (¡por fin!) acá completa.

Y así llegamos hasta hoy… a la presentación de Geografía inconclusa, los ensayos literarios y artículos de periodismo cultural de mi padre. Es la culminación de un proyecto que, como les acabo de contar, tomó ocho años y en el que tuve la suerte (y el gusto) de trabajar con muchas personas. Me queda una última persona a la que tengo que agradecer: José Antonio Quiroga, con quien hace ocho años empezamos a soñar con esto. Hoy, terminamos la faena y recuerdo que cuando, junto a mi madre, empezamos a hablar de todo esto, teníamos varias preguntas y una sola certeza: la editorial con la que teníamos que hacer todo era Plural.



Además de estos libros, este proceso me ha dejado muchas risas y charlas… que siempre atesoraré.


Hace uno días pude ver por primera vez Geografía inconclusa impresa. La empecé a hojear, pensando en qué podría decir yo sobre este libro. Tenía un artículo muy presente, y lo busqué en el índice. Se trata de “Balada para un oso”, mi primer recuerdo de un artículo de mi padre. Leí el artículo y tuve una revelación. Para mi, este libro es como un oso. Invito a detenerse en este texto, invito, claro está, a adentrarse en la Geografía inconclusa de Rubén Vargas.


Fotografía de Rubén Vargas: Anouk Garrigues / Tapas de los libros: Diseño de Rubén Salinas

101 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarii


bottom of page